Transporte Marítimo y Fluvial

Las tasas de los contratos a largo plazo en el transporte marítimo anotan una caída sin precedentes en mayo

Las razones son múltiples, pero destaca el hecho de que mayo es el mes en el que los contratos anuales en los EEUU llegan a su fin y entran en vigor nuevos acuerdos que reflejan la realidad de los mercados.

La industria del transporte marítimo de contenedores experimentó en mayo una caída sin precedentes en las tarifas de los contratos a largo plazo, que ha llegado al 27,5%. El índice de Xeneta marca así el noveno mes consecutivo a la baja con la mayor caída mensual jamás registrada.

Las razones detrás de esto son múltiples, pero destaca el hecho de que mayo es el mes en el que los contratos anuales en los EEUU llegan a su fin y entran en vigor nuevos acuerdos que reflejan la realidad de los mercados.

Es, además, la primera vez que las tarifas a largo plazo registran una disminución interanual desde finales de 2020. Las navieras disfrutaron de un fuerte aumento de los ingresos durante la pandemia, gracias a las interrupciones en las cadenas de suministro, la elevada demanda, la congestión y la falta de equipos disponibles, pero esa era ha finalizado.

El XSI ha bajado un 42% respecto al año anterior y con la continua incertidumbre macroeconómica, la reducción de los volúmenes comerciales y la influencia de los flujos geopolíticos, la industria no prevé un cambio a corto plazo.

Esto resulta muy preocupante para las navieras, que están esforzándose para administrar la capacidad, ajustando las velocidades de los barcos, reestructurando sus servicios y cancelando escalas en vano, explica la consultora. Los más expuestos a la influencia de los contratos a largo plazo sentirán un impacto financiero cada vez mayor.

Por regiones

Por regiones, el subíndice de importaciones de EEUU se derrumbó un 40,6% mensual y ha perdido un 54,6% de su valor desde que alcanzara su punto máximo en octubre.

Los volúmenes totales de importación cayeron un 21,1% en el primer trimestre, destacando los procedentes del Lejano Oriente, que cayeron un 25,9%. Por el contrario, el subíndice de exportaciones registró un crecimiento intermensual del 5,1%.

Como era de esperar, la disminución en el subíndice de importaciones de EEUU solo fue igualada por la de las exportaciones del Lejano Oriente, que se redujeron un 38,6% en mayo. Este índice ha perdido más de la mitad de su valor solo en 2023, con una caída interanual del 58,5%.

En términos de volumen, las exportaciones desde el Lejano Oriente cayeron un 10,5% en el primer trimestre. El XSI de las importaciones, por su parte, se redujo un 6,9% en términos mensuales y un 28,6% a nivel interanual.

En Europa, por su parte, el subíndice de importación disminuyó un 11,1% en mayo, mientras que el de exportación cayó un 15,9%.

La caída de la demanda de exportaciones desde el Lejano Oriente y de las importaciones en EEUU constituyen, según la consultora, un retroceso en las dos fuerzas que tradicionalmente impulsan el crecimiento del comercio mundial.

Es muy poco lo que las navieras pueden hacer para proteger sus preciadas tarifas a largo plazo en este tipo de clima, explican, especialmente ahora que los buques encargados durante la pandemia están aumentando la capacidad de la industria.

Fuente: Cadena de Suministro

Imagen: America Retail

Ver artículo original

Volver a página de inicio