Transporte Aéreo

Cambios en el mosaico aéreo, férreo y turístico del país

EL PODER de los militares creció más en México y con la aprobación de diversas leyes y disposiciones por parte de los senadores, la semana, pasada, se modificará el mosaico del turismo, la aviación comercial y de carga, y del negocio ferroviario.

Con los cambios legislativos a las leyes de Aeropuertos y de Aviación Civil se autorizó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) pueda administrar aeropuertos y aerolíneas a la vez, lo que sugiere la militarización del espacio aéreo mexicano.

Con las modificaciones legales se otorgó vida a la Aerolínea Militar del Bienestar, lo que obligó a modificar la ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana

Con el cambio a las leyes Federal de Derechos y General de Turismo, la Sedena tendrá bajo su control el 80% del ingreso que se capte o provenga de impuestos pagados por los turistas extranjeros y que será destinado a la construcción del Tren Maya.

Con la reforma Reglamentaria del Servicio Ferroviario y el artículo 59 bis de la Ley Federal de Entidades Paraestatales, las vías férreas se asignarán al Estado permanentemente. En conclusión, el Tren Maya quedaría en manos del Ejército por tiempo indefinido.

Con esta nueva radiografía, y para evitar duplicidades y tener más ahorro de recursos, es posible que el presidente Andrés Manuel López Obrador tenga en el radar la desaparición o fusión de más organismos de su gobierno, entre ellos los que realizan tareas de administración y control de la navegación aérea, los que autorizan la operación de nuevas aerolíneas y vías férreas, así como de aquellos que todavía se encargan del fortalecimiento y aplicación de programas turísticos y del diseño de políticas públicas de Turismo.

ES UN hecho que entre los años 2030 y 2050 la aviación del orbe deberá usar combustible sostenible (SAF).

Los primeros acuerdos ya se dieron en la Unión Europea (UE) con su adhesión al SAF en vuelos nacionales y al exterior entre 2025 y 2050. El mandato de las autoridades es un aumento mínimo de SAF en los aeropuertos de la UE del 2% para 2025, 6% para 2030 y 20% para 2035, hasta un máximo del 70% para 2050. De estas cantidades, 1,2% para 2030 y 5% para 2035 debe ser energía a líquido (PtL) o E-Fuels, aumentando a 35% para 2050.

De acuerdo con los expertos hay dos retos a solucionar: Abastecer a la industria mundial de la aviación comercial que para 2050 requerirá una producción anual de 449 mil millones de litros, y reducir los costos de adquisición, ya que, en marzo de 2023, el SAF era 2,3 veces más costoso que el combustible regular.

Sin embargo, los países de América Latina y el Caribe sólo se han concentrado en una mayor producción propia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sólo Paraguay, Panamá y Brasil tienen proyectos para la producción de combustible sostenible de aviación, el insumo que permitirá a la industria de la aviación alcanzar en gran medida el objetivo de bajas o nulas emisiones netas para 2050.

Aunque América Latina y el Caribe cuentan con la mayor cantidad de materias primas para producir SAF en el mundo y apuntalar la descarbonización del transporte aéreo, además de generar millones de empleos y bienestar a la población, no se observa disposición ni trabajo articulado para ese empeño entre la industria, los productores y los gobiernos. El asunto es crítico y lamentable.

 

Fuente: Noticias énfasis

Imagen: Pixabay

Ver artículo original

Volver a página de inicio

 

 

 

 

About the author

Alejandra Castañeda Rojas

Add Comment

Click here to post a comment